Inicio / Reflexiones / Cómo entender: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”

Cómo entender: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”

Consideremos uno de los versículos más conocidos y más citados en el Nuevo Testamento, uno de los más populares en nuestra cultura evangélica hoy en día. Me refiero a Filipenses 4:13:

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”

Este vehículo se ha impreso en carteles, playeras y en murales en la pared. Una búsqueda rápida en el Internet revela que se pueden comprar llaveros, anillos, botones, camisetas, pegatinas, postales, pulseras, bolsos, y otras baratijas “cristianizadas” con las palabras de este versículo estampadas, bordadas o grabadas en ellos.
La ironía es que, al tomar este versículo fuera de contexto, personas han llegado a asignarle un significado extraño e incorrecto, completamente contrario a lo que realmente significa. A tal grado han llegado a distorsionar su significado, que se ha convertido en una consigna de superación personal y un slogan de ambición y logros. Para muchos, este versículo se ha convertido en una especie de lema para motivar la prosperidad material, la promoción profesional y el logro de éxito.

Pero su verdadero significado no tiene nada que ver con esto.
Si leemos Filipenses 4:13 aisladamente, sin mirar su contexto, es posible entender porque tantas personas lo toman como un slogan de superación personal o como un cheque en blanco que promete cualquier deseo.

Fuera de contexto, “todo lo puedo” pudiera ser tomado como licencia para lograr cualquier cosa que queramos, desde ganar un partido de fútbol, perder peso, hasta conseguir un nuevo trabajo. Fuera de contexto puede ser tomado como una inspiración espiritual a algún deseo o ambición personal.

Pero en contexto, Filipenses 4:13 es un versículo que habla acerca de contentamiento, no de sueños hechos realidad o metas logradas. Se trata de estar alegre, satisfecho y fiel aun en las situaciones más duras de la vida.