Inicio / Reflexiones / Cómo Aprender a Orar: Algo Que Todo Cristiano Necesita Saber

Cómo Aprender a Orar: Algo Que Todo Cristiano Necesita Saber

1. Usa tu cabeza.

Es necesario que cuando oremos, pensemos por qué oramos lo que oramos.

Muchas frases en muchas oraciones que incluso podemos escuchar en nuestras congregaciones, podrán sonar muy bonitas y hasta inspiradoras, pero no son bíblicas, ni siquiera un poco. Muchas de esas cosas rayan en la herejía, como la manía de declarar cosas a diestra y siniestra.

Es alarmante que la mayoría del conocimiento sobre la oración que los cristianos tienen en Latinoamérica, no proviene de la Biblia, sino de ideas que otras personas nos han enseñado o de otras oraciones que hemos escuchado.

Cuando decidimos pensar más sobre la oración, nos veremos desechando un montón de ideas que no agradan a Dios y depurando nuestro conocimiento al respecto. ¡Y eso es bueno!

Lee también: 40 cosas que he aprendido sobre la oración en mi viaje espiritual.

2. Conoce el propósito de la oración.

“Mientras no sepas que la vida es una guerra, no podrás saber la razón de la oración” — John Piper.

“Si no permanecemos en la oración, vamos a permanecer en la tentación” — John Owen.

Es importante que entendamos el propósito de la oración y meditemos en eso. ¿Para qué orar si Dios es soberano y llevará a cabo Su voluntad? Esa es una pregunta crucial y de ella he hablado en mi artículo: Hay cosas que no pasarán si no las pides en oración.

La oración es usada por el Espíritu Santo para cambiar nuestros corazones. La oración también sirve para bajar al corazón el conocimiento que tenemos en nuestras cabezas sobre Dios.

Además, como David Platt enseña, “Dios quiere obrar en este mundo de manera que sean el eco de nuestras oraciones”. Él pone en nuestros corazones así el querer como el hacer, incluso en la oración (Filipenses 2:13).

“La oración no es para cambiar los planes de Dios. Es para confiar y descansar en Su soberana voluntad” — Martin Lutero.

Cuanto más bíblicamente oremos, más sorprendidos seremos por el amor de Dios y viviremos experiencias profundas de Su gracia.

Dios quiere que cada día veamos más las cosas a nuestro alrededor y en nuestras vidas, como Él quiere que las veamos para que sepamos que Él es realmente fiel a Sus promesas, es soberano y maravilloso. La oración correcta es clave en esto porque al orar así, se puede decir que interiorizamos y grabamos en nuestra mente la Palabra de Dios. En otras palabras: Cuando oramos, no solo hablamos con Dios, sino que también escuchamos lo que decimos a Dios, y si lo que decimos a Él es conforme a Su voluntad revelada en Su palabra, al orar así y escucharnos, comprendemos y abrazamos cada día más lo que la Biblia nos muestra.

Lee también: Spurgeon sobre la oración.

3. Lee la Palabra de Dios y analízala.

Durante el sermón del monte, Jesús nos hace ver que la forma en que los paganos oran es equivocada porque ellos no conocen la revelación de Dios: Su Palabra (Mateo 6:7-8).

Por eso los gentiles, dice Jesús, por ejemplo, no saben que el verdadero Dios sabe exactamente lo que necesitamos incluso antes de que lo pidamos.

4. Memoriza fragmentos de la Biblia y óralos.

No hay forma más segura de orar bíblicamente que orando fragmentos de la Palabra de Dios con un corazón agradecido y que ame a Dios. Por ejemplo, puedes orar Salmos en situaciones específicas en tu día a día, o las oraciones del apóstol Pablo (registradas en sus cartas) por la iglesia cuando vayas a orar por tus hermanos en la fe. De hecho, Jesús en la cruz oró el Salmo 22 (Mateo 27:46).

En los últimos meses he estado memorizando la Biblia y orando Salmos en mis oraciones, y eso me ha servido para conocer más la Palabra y guardarla en mi corazón, así que te animo a hacer lo mismo. Orar pasajes de la Biblia no es una fórmula para que la oración sea efectiva, pero sí nos enseña cómo dirigirnos a Dios y nos sirve para entender más Su voluntad, y eso es abrumador y muy bueno.

Aquí explico cómo memorizar la Biblia mediante el método que uso. Es menos tedioso de lo que te imaginas, es mucho más fácil de lo que crees, y es mucho más valioso que lo que puedes pensar.

Por supuesto, ten cuidado de no memorizar mal la Biblia y sacar textos de contextos. Además, es importante saber que orar de memoria fragmentos de la Biblia no siempre es orar “bíblicamente”. Si no hay discernimiento, revelación en Cristo, de algún pasaje bíblico que digamos cuando oremos, por mucho que lo que hablemos esté en la Biblia, no será más que una vana repetición (y Jesús nos advirtió sobre pretender orar así en Mateo 6:7)

5. Sé una persona de oración.

“Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias” (Colosenses 4:2)

“El secreto de la oración es orar en secreto” — Leonard Ravenhill

Cuanto más apliquemos las cosas que aprendemos en la Biblia sobre la oración, ¡más aprenderemos a orar!

En este post no te he hablado como un experto. Te he hablado como una persona que está aprendiendo a orar y desea que tú también lo hagas.

Es esencial que seamos personas de oración. Que oremos por largos ratos a solas. Que no subestimemos la oración como muchos tienen por costumbre.

Ora mucho, crece en oración y el Espíritu Santo te guiará conforme a la Palabra a orar como Dios quiere que lo hagas porque Él está con nosotros para conducirnos a toda verdad (Juan 16:13). Y cuando no sepas qué pedir, confía en lo que significan estas maravillosas palabras:

“Además, el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad. Por ejemplo, nosotros no sabemos qué quiere Dios que le pidamos en oración, pero el Espíritu Santo ora por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y el Padre, quien conoce cada corazón, sabe lo que el Espíritu dice, porque el Espíritu intercede por nosotros, los creyentes, en armonía con la voluntad de Dios” (Romanos 8:26-27 NTV)