Inicio / Reflexiones / Científicos descubren que el Alma del hombre al morir se dirige hacia la Eternidad

Científicos descubren que el Alma del hombre al morir se dirige hacia la Eternidad

El grupo de investigación del físico inglés Roger Penrose ha descubierto pruebas de que los microtúbulos de las proteínas estan compuestas por información cuántica sobre el ser humano, a la que los religiosos denominan ‘alma’ y podría vivir tras la muerte del cuerpo, explica “The Daily Express’.

Penrose indica que una prueba de esta teoría es que, cuando una persona fallece , esos conductos sueltan su información subatómica al universo sin embargo, si el proceso es temporal y permite volver a la vida, regresa a cuerpo: esa sería la famosa experiencia de las personas que alegan haber abrazado la muerte.

738

“Si el paciente no sobrevive al trance y fallece “es factible que la información cuántica pueda hallarse fuera del cuerpo”, como ‘alma’, “tal vez de manera indefinida”, expresa Roger Penrose.

Es mas ,los investigadores del Instituto Max Planck de Física (Múnich, Baviera, Alemania) están conformes con este caso y sostienen que el universo físico en que vivimos se basa en nuestra percepción no obstante, una vez que nuestra parte física muere, hay un infinito más allá.

El máximo responsable de esa institución, Hans-Peter Durr, subraya que “lo que consideramos como ‘aquí y ahora’, en nuestro mundo, solo es la parte material de lo que nos resulta comprensible”, tal es así que “el más allá es una realidad infinita mucho mayor”.

En este sentido, Durr resalta que “nuestras vidas ya están rodeadas” de ese otro mundo en el que, “cuando el cuerpo muere, el campo espiritual cuántico permanece”, un fenómeno que se podría tener en cuenta como “inmortalidad”.

Desde otro aspecto, el científico Christian Hellwig, del Instituto Max Planck de Biofísica y Química (Gotinga, Baja Sajonia, Alemania) agrega que las propiedades de “nuestros pensamientos, nuestra voluntad nuestra conciencia y nuestros sentimientos” deberian ser denominadas “espirituales” — ya que “no tienen una interacción directa con las fuerzas de la naturaleza fundamentales”— y “corresponden de manera exacta con las características que distinguen los tremendamente desconcertantes y maravillosos fenómenos del mundo cuántico”.

Fuente : RT